Hola, soy Paula Martín. Hace un tiempo viví una entrañable historia de amor, que he querido compartir con todos los internautas que se pasen por aquí. Viajad con vuestra imaginación a las playas, los campos, las casas de piedra y el sol de verano...

sábado, 31 de julio de 2010

Episodio 15: encuentro virtual

Realmente jamás pensé que el primer encuentro entre Javier y yo sería privado, no lo pensé ni por un segundo, vaya. Creía que, tras el momento en la playa, nos encontraríamos en pandilla y así pasaría la incomodidad del primer momento.
Al día siguiente, hacia las doce del mediodía, decidí cumplir la promesa hecha a mi amiga Mónica de pasarme por Facebook para actualizar un poco mi muro y mis fotos-odio las fotografías porque tengo complejos al verme en las fotos, no como mis amigas, que tienen al menos 100 fotos cada una en sus álbumes. Yo, en cambio, tengo unas cuantas fotos de amigas y de paisajes, y sólo dos mías, en las que ni siquiera se me ve bien.
Tenía mensajes privados, notificaciones y peticiones de amistad, de todo a discreción. Comencé por las notificaciones; la mitad de ellas ni siquiera me interesaban, así que las "liquidé" con bastante rapidez.
Luego miré mis mensajes privados; tenía cinco o seis de amigas del colegio, preguntándome lo de siempre; qué tal el verano, si he conocido a alguien nuevo, y cosas así. Les respondí básicamente con preguntas del mismo tipo, porque nunca había hablado con ellas mucho tiempo sobre el pueblo, y no quería hacerlo ahora. Luego leí el mensaje de mi prima:
"¡Primita! ¿Qué tal tu exilio en el pueblo? Espero que mejor que el año pasado. ¿Y esas dos niñas insoportables, han madurado ya? Espero tu respuesta. 1 bso nos bmos!!!"
"Hola, primita. La verdad es que este año ha mejorado todo, ahora voy con unos pandilleros. Hemos tenido un lío con la poli... pero no, aún no me han encarcelado... aún, claro, jajajaja. He conocido a una chica que se llama Laura y es muy simpática, y a su novio, Javier..."sabía que podía confiar en mi prima. Nos llevamos pocos años y estamos muy unidas "no sé qué tal con él, es... complicado. Tú ya me entiendes. Bueno, 1 bsaxo!!!! Hablamos + tarde oks?"
Suspiré. Por fin lo había admitido, o al menos, había admitido "algo" sobre Javier; me faltaba admitir el resto.
Miré las peticiones de amistad; muchas eran de chicos de la pandilla, entre ellos Laura, y la última... de Javier. Enviada cinco minutos antes. ¿Cómo podía ser? Dos días antes, lo habría entendido, pero justo aquel... en fin, acepté e intenté ver si estaba conectado. Sí, lo estaba.
"Hola" le dije yo, sabiendo que él posiblemente no me hablaría, y como lo de la dignidad no me importa demasiado, preferí empezar yo la conversación.
"Hola" contestó al cabo de unos interminables segundos "¿qué tal todo?"
"Bien =D".
"Oye, no le cuentes a nadie lo de ayer" respondió tras un largo minuto.
"Vale"respondí; preferiría haberle dicho que no me diera órdenes, pero sabía que era mal momento.
"Gracias. Te lo explicaré todo cuando nos veamos".
"Ok, hablamos luego"dije, dejando claro que habría un luego; la curiosidad pudo conmigo.
Él contestó con un simple "ok" y se desconectó. Yo hice lo mismo.
Habíamos superado la incomodidad del primer encuentro... ahora debíamos superar la del segundo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario