Hola, soy Paula Martín. Hace un tiempo viví una entrañable historia de amor, que he querido compartir con todos los internautas que se pasen por aquí. Viajad con vuestra imaginación a las playas, los campos, las casas de piedra y el sol de verano...

jueves, 22 de julio de 2010

Segundo episodio: llegando a mi destino

Entre mis quejas y mis súplicas por quedarme, y mis reflexiones silenciosas sobre los peores meses de mi vida-por supuesto en ese lugar-se me acabó el tiempo de suplicar y comenzó el de pedir un milagro, porque nos íbamos de viaje aquel mismo día, 1 de julio, al pueblo de mis abuelos.
Cualquiera querría irse de viaje; pues bien, yo no. Jamás he querido hacerlo, cuando era para ir a ese "reducto de viejos y de niñatos creídos que se creen importantes por vivir en un pueblo que no supera los 500 habitantes", cuyo nombre era en mi mente el del pueblo.
-¡Todos al coche!-exclamó mi padre, dándome una cariñosa palmada en la espalda, y me susurró-estarás con nosotros, lo pasaremos bien. Haremos excursiones y estaremos mucho tiempo juntos.
Yo asentí con una sonrisa, pero el pasar dos meses solo con mi familia no me convencía. Desde luego que adoro a mi familia, y agradecí a mi padre el que planeara excursiones y no solo salidas con sus amigos, que era a lo que se dedicaba en verano con mamá, a eso y a charlar largamente con mis abuelos, mientras que yo me preguntaba por qué eran mis padres quienes salían cada noche y no yo, que también era mayorcita. Nunca me respondía, porque la respuesta no era agradable; yo no tenía amigos y ellos sí.
El viaje se pasó rápidamente, con la música de los 40 principales y los viejos cassetes de La Oreja de Van Gogh las dos horas fueron cubiertas casi sin que nos diéramos cuenta.
Yo, sin embargo, no quise bajar del coche; me esperaba otro verano aburrido y silencioso...

No hay comentarios:

Publicar un comentario