Hola, soy Paula Martín. Hace un tiempo viví una entrañable historia de amor, que he querido compartir con todos los internautas que se pasen por aquí. Viajad con vuestra imaginación a las playas, los campos, las casas de piedra y el sol de verano...

martes, 19 de octubre de 2010

Un año más tarde

Hoy hace casi un año y medio que sucedió esto, pero mi mente atormentada no se libra aún del recuerdo de Javier.
Me hago mil preguntas; ¿estaría él bien si yo hubiera hablado más aún con él, si hubiera conseguido que ese día se quedase a mi lado? ¿Fue realmente un accidente de moto lo que le pasó? ¿O el recuerdo de su madre y la desgracia de su familia le preocupó tanto en un momento que no pudo más y...? No quisiera hacerme todas estas preguntas, pero están siempre ahí, en mi cabeza, en mi recuerdo. Si yo no hubiera hablado con él y él hubiera seguido con su máscara indiferente tal vez nada hubiera pasado. Tal vez todo es culpa mía. Tal vez... haya demasiados "tal vez".
En Javier encontré algo que nunca nadie me había dado; no encontré a un novio ni a un rollo de verano; encontré algo muy especial. Era todo cariño, inseguridad, solicitud... era un gran amigo, el mejor que haya podido tener. Y por eso yo nunca quise perderlo.
Espero que, algún día, nos encontremos en ese Cielo en el que él creía y en el cual, tras su muerte, he empezado a creer yo también.

FIN

2 comentarios:

  1. esto tambien paso en la realidad¿? si es asi lo siento muxo... casi lloro leyendolo me a dado mucha penita =.( y tambien me da mucha pena ke se haya acabado la historia... weno ke me a encantado la historia es muuuy bonita y me alegro ke lo hayas compartido con nosotr@s muxos bss!!

    ResponderEliminar
  2. digo lo mismo k tres d tres" esto es cierto? pork me ha dado muxa pena, k lastima...weno, a sido una historia muy bonita, y creo k todas hemos disfrutado leyendola. contesta pronto, besos:)

    ResponderEliminar